lunes, 14 de agosto de 2017

Las camisetas en inglés

Esta mañana he leído este artículo en The Guardian: ‘My favourite salad is books’ – why the French love badly translated slogan T-shirts. Oh la la! Pero me temo que los gabachos, por mucho que tengan fama de ir siempre a la última moda, esta vez se han quedado en meros seguidores. Todo el mundo sabe que los reyes de llevar camisetas con frases sin sentido, incorrectas o con palabras malsonantes son los chinos. En internet hay ya muchos artículos sobre esta tendencia (solo tenéis que poner en google china t shirt english), pero yo he decidido llevar más allá la investigación y ver qué encuentro en las primeras páginas de resultados de Taobao cuando busco con las palabras clave "camiseta" e "inglés". Y estos son los resultados:

- Frases correctas pero que nadie sabe qué pintan en una camiseta
Restaurantes favoritos en Londres. Mmmm, pos vale.


Por qué sigues hablando. Mmmm, no sé...

Esta es muy buena. Es la definición de camiseta de Wikipedia, y además el reportaje fotográfico está hecho en Ikea, jajaja.


- Gramática sospechosa
Técnicas de fotografiando. Y esta camiseta con agujeros incluidos costaba 100 yuanes, lo que para ser una camiseta de Taobao es carísimo.
¿Date prisa por ti?

- Frases sin sentido

Chica luz solar. Ves. Brilla mi corazón. Yige. A lo mejor es un haiku y todo.

Nota de fcase. Esto solo se aceptará. Rey continúa adjunto.

- Erratas
La vida es ¿deouie? no significado

La verdad es que no tengo ni idea de qué pone aquí.

Confundir una L con una E es muy normal cuando no estás acostumbrado al alfabeto latino.

Rotternam, al ladito de Amsternam.

Esta camiseta sería graciosa si no la hubieran cagado tanto al escribir "backstage". Confundir la n de heaven por r es más comprensible...

Bonus track: buscando camisetas con frases en inglés, he encontrado esta en español.


Bonus track 2: esta camiseta es de un compañero de trabajo de C. Como veis, incluye la palabra cojones:
Interro gación. Unos gemelos. Buen par. Tenía sus cojones en mi mesa ahí.

Si queréis hacer un pedido de cualquiera de estas fantásticas camisetas, me lo decís xD

sábado, 5 de agosto de 2017

El canon de belleza en China

Esta mañana, cuando sacaba a la perra, he visto a una chica que salía del garaje en su moto eléctrica. Iba pertrechada con una especie de impermeable, con la capucha puesta y medias negras, con el calor que hace. ¿Por qué se tortura así? Hoy, amigos, vamos a hablar de los cánones chinos de belleza.

- Piel blanca
Hay chinos con la piel bastante pálida y otros más morenos pero, en general, todos se broncean con bastante facilidad. Y las mujeres chinas odian broncearse porque tener la piel morena es de campesinas. Las chicas finas son blanquitas. Debido a esto, en China las cremas y demás productos de belleza contienen ingredientes supuestamente blanqueantes. Vamos, que los sprays bronceadores y las cremas con efecto moreno, en China no.

Hace poco vi un anuncio en el que unas chicas en una oficina tenían la cara totalmente marrón y miraban con envidia a una con la cara blanca reluciente. "¿Cómo haces para estar tan blanca?". "En vez de salir fuera a comer al medio día, utilizo la app Meituan para que me traiga el almuerzo a la oficina". ¡Chan chan!
Si usas la aplicación Meituan para pedir que te lleven la comida a la oficina en vez de salir a la calle, cada vez tendrás la piel más blanca.


Tener la piel blanca es la característica más importante. Si no cumples alguna de las siguientes características, solo por tener la piel blanca tendrás muchos puntos en la escala de belleza.


- Delgadez
La mayoría de las chinas jóvenes están obsesionadas con estar delgadas. Ya sé que esto es algo relativamente normal en todos los países, desgraciadamente, pero me da la impresión de que aquí es más aún. En mi trabajo anterior todas mis compañeras eran chinas y prácticamente cada día había alguna que decía que ese día no comía porque estaba muy gorda. No había absolutamente ninguna que estuviera gorda. La que más "gorda" estaba era de un volumen similar al mío.

Cada cierto tiempo aparecen en las redes sociales chinas "retos" para demostrar lo delgada que estás. Ahora mismo me vienen a la cabeza el de la cintura más estrecha que un folio A4 en vertical, el de las dos rodillas juntas que abultan menos que un iphone y el de ponerse monedas en la clavícula.




- Cara pequeña
Antes de venir a China, yo nunca había oído el concepto de tener la cara pequeña. Sí, hay gente con la cabeza grande, o con cara de pan, pero la cara pequeña... no sé. Nunca me lo habían dicho.
Aquí tener la cara pequeña es lo más de lo más, porque la mayoría de la gente la tiene redonda. Creo que todas las chinas que conozco me han dicho alguna vez que qué pequeña es mi cara, que cómo lo hago. ¿? La forma de cara más preciada es la de "pipa de melón invertida", es decir, ovalada y con la barbilla bastante fina.
Fang Bingbing. Súper estrella china y cara de pipa invertida por excelencia.

Muchas chinas (y también coreanas) cuando se hacen selfies se ponen las manos pegadas a las mejillas para que la cara parezca más delgada. Más o menos como la carita súper asustada del whatsapp.

- Ojos grandes con párpado doble
Otra cosa que nunca había oído antes de venir aquí: párpado simple y párpado doble. Párpado doble es el que tenemos nosotros, es decir, que cuando tienes el ojo abierto se te ve una arruguita en el párpado. Muchos chinos tienen párpado simple y las chicas se ponen una pegatinas transparentes rígidas que hacen efecto párpado doble o se hacen una operación de cirugía estética para conseguirlos.
Arriba, párpado simple. Abajo, párpado doble.

- Nariz no demasiado ancha
A las chinas les gusta mucho mi nariz porque es alta, recta y estrechita. Tradicionalmente, a los extranjeros nos han considerado narizotas, porque tenemos el puente alto y marcado. A nosotros la nariz nos empieza en el entrecejo, a muchos chinos les empieza más abajo porque tienen el puente plano.

Yo creo que los cánones de belleza en realidad son para fastidiar a la mayoría de la gente, porque casualmente siempre gusta lo que pocos tienen. Hace cientos de años, cuando la gente no comía muy bien y estaban flacos, gustaban las mujeres gordas. Ahora que es más fácil alimentarse bien, se llevan las esqueléticas. En España, la mayoría de las chicas tienen el pelo ondulado y se pasan la plancha para alisárselo. En China lo tienen liso y se lo ponen ondulado. ¡Nunca estamos contentos con lo que tenemos!

sábado, 29 de julio de 2017

Los vídeos de la policía de Changzhou

Cuando yo era joven, la gente cantaba "Mucha policía, poca diversión" cuando la susodicha llegaba al sitio donde se estaba haciendo botellón. En China la policía tampoco tiene mejor fama, y los guardias urbanos (城管), que son como un cuerpo de policía pero de menor nivel, son famosos en todo el país por apalizar a vendedores callejeros y personas en general. La policía normal también da por saco a veces, por ejemplo cuando tras renovar el visado necesito ir a registrarme en la comisaría y siempre ponen alguna pega. Que te falta no sé qué papel, que esto solo se puede hacer de lunes a viernes. Más de una vez los hubiera abofeteado de buena gana.

Pero mi opinión de la policía china ha cambiado (un poquito) tras ver unos vídeos que publicó hace unos días una comisaría de Changzhou, una ciudad no demasiado lejos de Suzhou a la que nunca he ido. En estos vídeos, titulados 民警李建国 (Policía civil Li Jianguo, Jianguo es un nombre un poco pasado de moda que significa "construcción del país"), la comisaría de Changzhou da consejos sobre seguridad tales como: qué hacer si ves a alguien ahogándose en un río o lago y cómo tiene que actuar un niño que está solo en casa si llaman a la puerta. No he encontrado los vídeos con subtítulos en inglés, así que os los voy a explicar aquí porque son muy graciosos.



En el vídeo sobre qué hacer si ves a alguien ahógandose, los policías discuten sobre cuál es la mejor forma de informar a los niños sobre lo que deben hacer si se ven en esa situación. Al principio habían hecho unos cuadernillos informativos, pero el policía rapado dice que los niños están de vacaciones de verano, por fin libres de clases y deberes, y no se van a leer un cuadernillo aburrido. Así que se le ocurre la idea de hacer un vídeo bastante casero, con ellos mismos en el papel de niños y medio maniquí roto en el papel de ahogado. Los dos primeros supuestos (tirarse al agua para intentar rescatar al ahogado y largarse como si no hubieran visto nada) son los ejemplos de lo que no hay que hacer, y el tercero (usar una cuerda o pértiga para que el que está en el agua se agarre, gritar pidiendo ayuda y llamar a la policía) es lo que sí hay que hacer. Al final del vídeo, un superior les dice que es mejor si en vez de un maniquí usan una persona de verdad para hacer de ahogado y uno de los policías quiere tirar al otro al agua.



En el segundo vídeo, al principio los policías debaten qué vídeo pueden grabar ahora que su primer corto ha tenido éxito. El policía rapado protagonista del primer vídeo va pensando cosas, pero la chica y el regordete se las pisan todas. Al final deciden hacer un vídeo diciéndoles a los niños que no tienen que abrir la puerta a nadie cuando estén solos en casa y el jefe le pregunta al rapado cómo hacer el vídeo para que sea un poco original. Al principio el poli rapado dice que si simplemente se informa de que los hombres que llaman a la puerta haciéndose pasar por compañeros de trabajo de los padres, parientes, o el revisor del agua o el gas son hombres malos que quieren robar, el vídeo no tendrá ningún suspense. "Para demostrar nuestra creatividad", dice el poli rapado, "tenemos que grabar así el vídeo". Niño en casa haciendo los deberes, se abre la puerta. "¡Hombre malo!", grita el niño-poli cada vez, pero siempre es el repartidor que trae a casa la comida que ha pedido. Luego hay un hombre que entra por la ventana, es el vecino con un pijama de seda y pregunta por la madre, cuando el niño dice que no está el vecino contesta: "Vale, entonces me voy". El poli rapado dice que con un vídeo así, los televidentes no sabrán si el próximo que entra es un malo o no, y se mantendrá la intriga.

A la chica y el poli regordete no les parece bien esta idea porque no queda claro qué hay que hacer si entra un ladrón, así que el rapado tiene que exponer otra idea. Niño en casa haciendo los deberes, entra un ladrón. El niño le dice que si viene a robar tiene que ponerse a la cola. Es como un casting de ladrones, en el que si quieres poder robar la casa tienes que traer un plan estratégico (también aceptable en formato powerpoint). Cuando el ladrón dice que qué es eso de que para robar una casa haya que traer documentos, la chica responde que a ver si es que le tienen que dejar robar por su cara bonita, que para ser ladrón también hay que currárselo: los demás aspirantes a ladrón están haciendo el cuadernillo de verano del niño, ayudándole a jugar al Strike of Kings (un juego de Tencent al que toda China está enganchada) o haciéndole una tutoría. Así que si quiere robar en la casa tendrá que pensar cuál es su característica diferenciadora.
Al final, el superior les dice que el vídeo es muy gracioso pero no queda clara la conclusión, así que al policía rapado le toca patrullar las calles con un megáfono que dice: "Niño, cuando estés solo en casa no le abras la puerta a nadie".


Los actores son policías de verdad, pero el equipo detrás de los vídeos es el mismo que hizo 万万没想到 (No me lo esperaba) y 报告老板 (Informando al jefe), dos series online muy divertidas. De hecho, es que los cortos estos son prácticamente iguales que lo que hacían en Informando al jefe, que iba sobre una productora y las ideas estúpidas que tenían para grabar películas. Con estos vídeos, ahora la policía china me cae un poco mejor.

lunes, 24 de julio de 2017

Estereotipos sobre los europeos

El otro día un amigo de C. me dijo:

- "Los europeos salen de trabajar a las 3 de la tarde y el resto del día no hacen nada, ¿verdad? Llevan una vida muy relajada".

A lo que yo le respondí que depende del trabajo, que yo cuando estaba en Valencia salía de trabajar a las seis y media o siete de la tarde. Se quedó muy sorprendido. "Pero, hacéis huelga muy a menudo, ¿no? Y hay mucha gente que vive de la seguridad social y no trabaja ni hace nada".

¿Esta es la idea principal que sacan de leer las noticias, o qué?

También me dijo que si era verdad que las comidas duran 5 o 6 horas. Esto me suena a película italiana. Pero claro, si sales de trabajar a las 3 y ya no haces nada más en todo el día, pues te puedes tirar comiendo y de sobremesa hasta las 9 de la noche.

Ayer la madre de C. sacó una bolsa que tenía con todos los boletines de notas de cuando C. iba al colegio. Mientras yo me reía de él por sacar un 3,4 en historia en secundaria, la madre me dijo que en España en el colegio no había notas, ¿verdad? Yo le dije que sí y se quedó muy sorprendida.

Vamos, que en Europa no trabajamos y vamos al colegio a hacer el tonto porque no hay exámenes ni nada. Eso es lo que piensan los chinos de nosotros. ¿Cómo se os ha quedado el cuerpo, señoras? xD

La cartilla de notas de C. del curso 1996-1997. En China también se llevaba el pelo a tazón.

martes, 18 de julio de 2017

Conducir en China y vivir para contarlo

Con la entrada anterior, visto el panorama al que se enfrentan los peatones en China, quizás pensasteis que lo mejor es ir en coche a todas partes y ya está. Ay, amigos, craso error. Moverse en coche por China también tiene sus inconvenientes. Como, por ejemplo, el de los "actores semiprofesionales" que se tiran delante de los coches para fingir un accidente y extorsionar al conductor. De esto escribí hace unos meses. Pero, aparte de esto, el conductor acostumbrado a la forma de circular de otro país notará ciertas diferencias al ponerse tras el volante aquí. Yo solo he conducido en España y en China, así que todas mis observaciones se limitan a estos dos países.
En verdad esta foto es de Hong Kong, como se puede apreciar por el detalle del volante a la derecha. Es que es la primera que he encontrado en mis carpetas.

Al conducir en China, lo primero que notas es lo que ya mencioné en el post de los peatones: ceder el paso es un concepto desconocido. Al intentar cambiar de carril, es muy probable que el coche que viene por detrás en ese carril se pegue al de delante para no dejar que te metas. Creo que su mentalidad es que si te deja meterte, entonces todos los coches de la carretera van a querer meterse por ese hueco que de repente se ha abierto gracias a la debilidad de un conductor. ¡Y nadie quiere ser el eslabón más débil!

La segunda característica es que los intermitentes no se usan. Aquí hay un sistema más avanzado que es: el que viene detrás de mí tiene que leerme la mente. Si de repente un coche que circulaba por el carril de más a la izquierda en la autovía decide que tiene que tomar la salida de la derecha, ni se va a cambiar de carril con antelación ni va a poner el intermitente. Cuando se te cruce y pase a escasos centímetros de tu coche, te darás cuenta de que la culpa ha sido tuya por no haberle visto las intenciones. También se dan casos de vehículos que se pasan su salida y deciden que la mejor opción es dar marcha atrás en plena autovía. Esto lo he vivido yo en mis propias carnes, en un taxi en Shanghai. Mi taxi fue el que se pasó la salida y decidió dar marcha atrás. Pero el caso más famoso fue hace unos años, y en este caso no era un coche sino un autobús el que se puso a dar marcha atrás. Obviamente los que venían detrás se estamparon contra él y el suceso quedó grabado para la posteridad en la cámara de vigilancia del autobús.

He de confesar que yo no he conducido mucho en China. Me saqué el carnet hace más de 3 años pero solo he conducido unas cuantas veces, todas trayectos breves de vuelta a casa cuando C. bebe de más, y todas de noche cuando no hay mucho tráfico. Creo que esta es la clave de que nunca haya tenido un percance, porque la tercera característica de la conducción en China es que tienes que tener mil ojos para no chocarte con ninguna moto eléctrica. Las motos eléctricas aquí están por todas partes (de hecho, hay muy pocas motos de gasolina) y son completamente ninjas: ni las oyes (porque no hacen ningún ruido) y ni las ves (sobre todo de noche, porque no encienden el faro para ahorrar batería).
Así puedes acabar si no vas con mucho cuidado. En este caso era una moto de verdad... en el campo hay más.


En lo que respecta al interior del vehículo, los conductores chinos también se caracterizan por hablar por el móvil mientras conducen o incluso por escribir mensajitos en WeChat mientras conducen. Cada vez que veo a alguien haciendo movimientos raros, o de repente yendo muy despacio, no falla: ahí está el campeón con el teléfono pegado a la oreja (y los que vengan detrás que arreen). El uso del cinturón de seguridad también es curioso: muchos conductores, sobre todo los profesionales (taxistas y camioneros) creen que es un engorro que dificulta sus movimientos y tienen un enganche especial para "engañar" al sistema y que no suene la alarma que indica que no te has abrochado el cinturón. Para algunos chóferes, que tú, como pasajero, te abroches el cinturón, es una ofensa porque estás diciendo que no te fías de su dominio del volante. Esto me pasó por última vez en Jinan, con el conductor que nos llevó de la estación de tren al hotel. En cambio, en Shenzhen los taxistas te recuerdan que te abroches el cinturón nada más subirte porque allí les multan a ellos si los pasajeros no llevan el cinturón.
La cosita que enganchan para engañar al coche, como si se hubieran puesto el cinturón. Con caritas sonrientes, para más recochineo.

miércoles, 12 de julio de 2017

Cruzar la calle en China y vivir para contarlo

Una de las cosas que siempre mencionan los extranjeros que vienen a China es lo absolutamente caótico que es el tráfico. Bueno, si vienes de Europa, claro. Cuando fui a Camboya me di cuenta de que en realidad China no es para tanto. Pero para los que están acostumbrandos a ciertas normas de tráfico, montar en taxi aquí es un deporte de riesgo y cruzar la calle (o intentarlo) es como jugar a la ruleta rusa. ¿Te atropellarán? ¿Saldrás con vida? ¡Chan chan! Lo sabremos en el próximo episodio.
Si no hay ningún coche en kilómetros a la redonda puedes cruzar sin problemas.

 En China, la ley de la carretera dicta que tu preferencia de paso viene dada por tu tamaño. Es decir, los camiones y los autobuses son los reyes del mambo, después los coches, luego las motos eléctricas, luego las bicicletas y, en último lugar y con menos preferencia que nadie, tú, peatón. ¿Cómo se te ocurre ir andando, tontolaba? ¿Es que no tienes dinero ni para una mísera moto eléctrica?

Recuerdo que, al llegar a Beijing por primera vez, yo no sabía muy bien cuándo me tocaba a mí cruzar la calle. Cuando estaba en rojo para los peatones pasaban coches, y cuando estaba verde también. Esto me cabreaba un montón porque pensaba que todos los coches se estaban saltando el semáforo. Y alguno se lo saltaría, pero la triste realidad es que... ¡podían pasar! Las estupendas y super lógicas normas de circulación chinas dictan que un vehículo que va a girar a la derecha no depende del semáforo (en la mayoría de los casos, en algunos cruces los giros a la derecha sí que están regulados con semáforo), así que cuando está en verde para los peatones, no olvides mirar hacia la izquierda para esquivar los coches que vienen girando.
En este cruce justo debajo de mi ex oficina en Shanghai estuve a punto de morir varias veces.

Esta norma que parece tan estúpida en realidad tiene su aquel. En teoría, los vehículos girando a la derecha y encontrándose con un paso de peatones en verde deberían ceder el paso. Pero aquí llega la segunda característica de la conducción china: ceder el paso es de pringaos. Nadie, nunca, jamás, bajo ninguna circunstancia, cede el paso, ni en un cruce ni en un paso de peatones. Los conductores chinos siempre están inmersos en una especie de "pique" y dejar que gane el enemigo es impensable. Cuando le dije a C. que en España normalmente paras para que cruce la gente (vale, no todo el mundo lo hace, pero es relativamente normal y te miran mal si no lo haces), me dijo que en teoría en China también es así pero nadie lo respeta. De hecho, cuando paramos ante pasos de peatones sin semáforo, las personas que están esperando para cruzar se quedan paradas y no se atreven. Probablemente piensan que es una broma y que vamos a acelerar de repente y atropellarlos. Y, por supuesto, los coches de detrás empiezan a pitar como locos. ¿¿Ceder el paso a los peatones?? ¿¿Estamos tontos o qué??

Sin embargo, a partir de ahora las cosas van a cambiar. A lo mejor. Al menos en Suzhou. Desde hace unos días, las normas de circulación en Suzhou dictan que los coches se tienen que parar obligatoriamente en los pasos de peatones. Si no lo hacen, una cámara colocada en el lugar apropiado les hará una fotito y les enviará una multa. La multa no es muy cuantiosa, creo que son 50 yuanes (unos 7 euros), pero yo ya he visto un par de coches cediendo el paso a los peatones. ¡¡Increíble!! Veremos si a partir de ahora no siento que me estoy jugando la vida cada vez que bajo el escalón de la acera.

martes, 4 de julio de 2017

Para más comodidad...

Seguro que habéis oído hablar de las bicicletas compartidas que empezaron a invadir las ciudades chinas el año pasado (y que ahí siguen). Si no, podéis leer este artículo. Son empresas que fabrican bicicletas, las ponen en la calle de tu ciudad y tú las puedes usar tras un registro bastante sencillo y una fianza que está entre los 99 y los 299 yuanes (12-38 euros). Después de eso solo tienes que escanear un código que hay en la bici para que te manden la clave del candado, ¡y a pedalear! Suele costar alrededor de un yuan por hora, pero yo las dos veces que he utilizado esas bicis me ha salido gratis porque había promociones de fin de semana.

Pero las bicis no han sido el único objeto a compartir que ha aparecido en los últimos tiempos. Según las noticias, también hay paraguas y balones de baloncesto para usar por tiempo, pero en Suzhou esto no nos ha llegado todavía.

Lo que llegó hace tiempo fueron los casilleros para paquetes. En China comprar por internet es algo muy común y por tanto las empresas de mensajería exprés también hacen un buen negocio: ¡¡85 millones de paquetes diarios gestionados el año pasado!! (Si me pongo a pensar en las toneladas de cajas de cartón, celofán y plástico de embalar que supone eso, me da algo). Mucha gente recibe los paquetes en la oficina pero, para mayor comodidad, las empresas de mensajería han instalado casilleros en las entradas de las urbanizaciones u edificios de viviendas. El mensajero deja tu paquete en el casillero y te llega un mensaje automático al móvil donde pone en qué casillero está tu paquete y la contraseña para abrirlo. Al volver a casa pasas a buscarlo y listo.

Pero los casilleros para paquetes y las bicis compartidas son noticias viejas ya. Lo último, ultimísimo en mi urbanización es... ¡los casilleros de la lavandería!

Veamos qué pone:
"¡Aprovecha AHORA para lavar la ropa!".
"Con Yixiangyun no hay días lluviosos".
"Ahorra tiempo, dinero y esfuerzo".
"Puedes dejar y recoger tu ropa 24 horas al día".
"El especialista en lavado en seco que está a tu lado. ¡Te hace la vida más cómoda!".

Pues eso. No lo he usado nunca pero supongo que te haces una cuenta y luego puedes dejar tu ropa sucia en un casillero que se abrirá metiendo una contraseña en la pantalla. Durante el día vendrá un empleado a recoger la ropa, y al cabo de X tiempo la volverán a dejar limpia en el casillero. Pues no es mala idea, pero no sé si tendrá mucho éxito. Al fin y al cabo, prácticamente todo el mundo tiene lavadora en casa (al menos en mi barrio) y los que no tienen (trabajadores emigrantes en habitaciones compartidas, quizás) a lo mejor prefieren seguir lavando a mano y ahorrarse el dinero. Aunque la verdad es que es bastante barato, al menos de momento. Seguro que es una promoción inicial y luego será más caro, porque si no... no tengo yo muy claro que estos precios cubran costes.
Por supuesto, han puesto varios anuncios de este nuevo servicio en mi ascensor.

3 yuanes lavar un pantalón o una camisa, 12,80 un abrigo... No sé, es demasiado barato, ¿no?


Yo alucino con la cantidad de cosas que se inventan en China para "hacerte la vida más cómoda". ¿Qué será lo siguiente? ¡Se admiten apuestas!


martes, 27 de junio de 2017

Nuestra boda china

¡Por fin llegó el momento de hablar sobre nuestra boda china! Ya era hora, que fue hace más de un mes.

La boda fue el 13 de mayo y tuvimos un montón de suerte porque salió un día muy bueno. Esto era importante porque tanto la ceremonia como el banquete eran al aire libre. Yo no tenía muy claro cómo quería mi boda, pero que fuera exterior era uno de mis requisitos básicos. Las bodas chinas siempre son en salones de restaurantes u hoteles y a mí no me gustan porque tapan las ventanas con cortinas y no sabes si hace sol, llueve, es de día o de noche. En Suzhou no hay muchos sitios donde hagan bodas en exteriores, y la mayoría de los que hay te hacen la ceremonia en un jardín y el banquete tiene que ser dentro del salón, así que estás en las mismas. Menos mal que, totalmente por accidente porque C. en realidad estaba buscando otro sitio donde había ido una vez, encontramos un hotel monísimo a la orilla del lago Jinji en el que el banquete también se podía hacer fuera. Este hotel además tenía dos ventajas: es pequeñito, así que no nos podíamos desmadrar con el número de invitados, y su restaurante es tailandés así que el menú de bodas es diferente de lo que te encuentras normalmente. En serio, en las bodas en Suzhou, antes de llegar al restaurante ya sabes lo que vas a comer... ¡siempre ponen lo mismo!

Otra cosa que tenía clara es que no quería que hubiera presentador. En la ceremonia obviamente tiene que haber alguien hablando y dirigiendo el cotarro, pero últimamente en todas las bodas chinas a las que he ido ponen a un presentador que, durante la cena, está todo el rato contando historias y chistes, cantando, haciendo juegos con los invitados, hasta dando regalos... Y, me vais a perdonar, pero yo quería que mi boda fuera una boda, no una tómbola de pueblo. Así que nada de presentador.

No hicimos ninguna de las típicas tradiciones que hacen aquí. Nada de cortejo de coches decorados con flores (me parece una horterada), nada de tirar cohetes (creo que los han prohibido), nada de ir a "secuestrar" a la novia y sobornar a sus amigas (hubiera sido muy falso que viniera a secuestrarme a su propia casa, jajaja. Además, a mí no se me tiene que llevar nadie, estas tradiciones son un poco medievales, ¿no?).

Pero vamos ya con el relato del evento. A las 12 o así empezó la sesión de maquillaje y peluquería, y a las 3 y pico era la ceremonia.
Peinándome.



La ceremonia era en una plataforma de madera al lado del lago y el wedding planner puso una decoración súper bonita. Yo lo dejé todo en sus manos y solamente elegí el color temático, naranja. El sitio era precioso, la verdad, pero en las fotos salimos con los ojos achinados (algunos más que de costumbre) porque nos daba el sol en la cara todo el rato. Yo estaba sudando la gota gorda debajo del vestido. Menos mal que la ceremonia no fue muy larga. C. se mosqueó con el "cura" porque en el ensayo (es decir, 10 minutos antes de que empezara la ceremonia real, jajaja) nos dijo que  al final los invitados soltarían globos pero se le olvidó decirlo y no se soltaron los globos. Tampoco pasa nada, así no ensuciamos porque los globos luego tendrían que caer en algún sitio.
C. con el capo de la maf... digooo, su padre.


El "cura" era un cani de cuidado, jajaja.


Foto con el contingente extranjero.

Con los padres de C., mi hermano y Bárbara.


Después de la ceremonia (a la que no asistieron todos los invitados, solo unos pocos) había un té con pastas mientras llegaba la hora de cenar. No recuerdo si probé los pastelitos o no, pero por lo menos se veían bien bonitos. No tengo muchas fotos, qué pena.


En este rato a mí me cambiaron el peinado y me hicieron un moño que sirviera luego para cuando me pusiera el qipao. Viendo las fotos me parece que me quedaba mejor el pelo recogido, pero esta segunda coronita que me pusieron se me clavaba y me dio dolor de cabeza y todo. Nada de coronitas en la boda española.
En la entrada del hotel, listos para recibir a los invitados que venían al banquete.

Con mis ex compis de piso de Shanghai 2010.

El banquete era en el patio del hotel, también al lado de lago. Contratamos a un grupo de versiones para que tocara un rato antes de la cena.

La cena era buffet y me sorprendió para bien porque no las tenía yo todas conmigo. Lo que probé estaba todo muy bueno. Lamentablemente no tengo fotos, y supongo que nadie hiciera fotos es algo positivo porque estaban todos demasiado ocupados poniéndose las botas. Después de la cena tocaba la tradición de brindar con todos los invitados.

Como veis, en ese momento ya llevaba yo el vestido rojo. Es buena idea lo de cambiarse de vestido, porque con la falda de magdalena que llevaba yo no me podía sentar muy bien.

Cuando se terminó el banquete fuimos a seguir la fiesta en un karaoke con unos 20 invitados o así. ¡Y esta es la crónica de la boda! Ahora, a preparar la de España...

lunes, 19 de junio de 2017

Visita familiar VI: Suzhou

¡Por fin! Ya llegamos a la última etapa de nuestra ruta china: Suzhou... que es donde yo vivo, jaja.

Nada más llegar a Suzhou fuimos a cenar a un restaurante muy famoso con los padres de C.


De visitas turísticas, el primer día vimos una parte de la muralla de la ciudad (reconstruida), la calle Pingjiang y dos jardines: el de la pareja (耦园) y el de los leones (狮子林园). Yo no había ido nunca a ninguno de los dos. El de la pareja está muy cerca de la muralla reconstruida y además la entrada es barata, 20 o 25 yuanes creo que era. Es un jardín poco concurrido así que se está muy tranquilito. El de los leones es bastante popular y había mucha gente, aunque era un día entre semana. Pero es un jardín bastante chulo, con un laberinto de rocas del que casi no salgo. Este jardín es famoso precisamente por las rocas y supuestamente muchas de ellas tienen forma de león (hay que echarle un poco de imaginación, claro). ¡Lo peor de este día fue que hacía un calor de muerte! Por poco no me da un soponcio. Por la noche fuimos a hacernos masajes, también conocidos como tortura china. Bueno, para mí ya no son tortura, estoy acostumbrada.
Decoración en una salita del jardín de la pareja.

Ventana.

Venga, más comida...

Un señor dibujando en el jardín de los leones. La verdad es que esa piedra sí que parece un león, ¿verdad?

El lago del jardín de los leones.

Al día siguiente fuimos a Luzhi, un pueblo de canales que hay cerca de Suzhou (escribí sobre este sitio hace unos meses). Estaba lloviendo, pero casi mejor porque no había mucha gente. Ese es el verano de Suzhou, por cierto. Un día hace un calor horrible con una humedad agobiante, y al día siguiente las temperaturas bajan 15 grados y llueve. Luzhi se puede visitar gratis y si quieres entrar en los sitios hay que comprar una entrada que vale 78 yuanes. La conseguimos gratis gracias a ciertos contactos y visitamos el templo Baoshen, donde conservan unos relieves de la dinastía Tang y tienen un jardín muy tranquilo con las tumbas de no sé quién y unos ginkgos de más de mil años. También entramos en algunas de las casas que se pueden visitar, pero dentro no hay mucho que ver, más que nada las pinturas y caligrafías que venden.
Me gustó el león este.




Los recuerdos mejor comprarlos en Luzhi, más baratos.

¡ A ver si en el próximo post puedo publicar ya las fotos de la boda! Todavía no he podido ver las fotos del fotógrafo oficial, nos las dieron ayer pero en un dvd que no fuimos capaces de leer ni con la playstation ni con mi portátil, que el pobre está para el arrastre.