martes, 21 de noviembre de 2017

El nuevo centro comercial

El pasado 11 de noviembre, aparte de ser el día en el que toda China se volvió loca comprando por internet, tuvo lugar un suceso muy esperado entre la sociedad suzhounesa: por fin abrió sus puertas el mega centro comercial que hay debajo del edificio de los pantalones.
Una pernera de los pantalones.

Esa zona llevaba en obras años y años. Parece ser que el edificio de los pantalones tardó bastante más de lo previsto en terminarse. Que si el promotor se quedó sin dinero, que si los pisos/oficinas no se vendían, que si las obras del metro habían dañado los cimientos... Mientras los pantalones se debatían entre terminarse o no, se construyeron otros edificios al lado (estaba proyectado levantar la tercera torre más alta del mundo, afortunadamente se quedaron sin dinero y no la hicieron); se montó un zafarrancho tremendo para remodelar la calle que pasa por delante, que es muy transitada; se empezó a construir el centro comercial; se cerró el acceso al lago para construir no sé qué... Yo antes vivía allí al lado y hubo una temporada en la que oía golpes constantemente y estaba convencida de que había un taller o fábrica clandestina en mi edificio (sonaba como una máquina de coser o algo así). Al cabo de varias semanas y otras tantas búsquedas infructuosas, llegué a la conclusión de que era el eco de las obras de la zona de los pantalones. Pero ya por fin se está terminando esa zona y los habitantes de mi ex urbanización pueden respirar tranquilos (y ganarse un buen dinerito si venden sus pisos, porque seguro que esa zona ha subido como la espuma).
La entrepierna de los pantalones vista desde el centro comercial.


Cada vez que se inaugura un centro comercial en Suzhou es todo un acontecimiento. Sí, aunque cada año se inauguren tres o cuatro y tengamos ya tropecientos. Pero cada vez que abre uno nuevo, hay que estar ahí el primer día para compartir las fotos en Wechat y poder decir que tú fuiste antes que nadie. Normalmente yo paso de estos eventos porque sé lo que hay, pero el domingo pasado no teníamos nada que hacer y fuimos al nuevo centro comercial. Solo llevaba abierto una semana y obviamente estaba hasta los topes.
Estas terrazas de la derecha son el centro comercial. La mitad o así, hacia el otro lado hay otro cacho igual de grande.

El nuevo centro comercial se llama Suzhou Center y es ENORME (300.000 metros cuadrados). Creo que es el centro comercial más grande que he visto nunca. Estuvimos dos horas dando vueltas y creo que no vimos ni la mitad. Hay las típicas tiendas de siempre (H&M, Zara, Uniqlo...), otras recién llegadas a Suzhou (Forever 21, Zara Home, Victoria's Secret...), restaurantes, cafeterías, sitios de ocio (cine, recreativos, simulador de béisbol, simulador de snowboard, club de ponys, pista de patinaje sobre hielo...). Lo del club de ponys me dejó patidifusa. Un sitio para montar en pony, en el sexto piso de un centro comercial. Pobres ponys... ¿Y la pista estará cubierta de tierra? (No lo ví porque para entrar a mirar hay que pedir cita). La pista de patinaje ni la encontré. Es que ya os digo, dimos vueltas y vueltas y no vimos la mitad de las cosas. Tampoco encontré la librería.
Justo ahí enfrente está el club de ponys.


Había un montón de gente (el día de la inauguración, en las primeras 3 horas entraron 400.000 personas) pero muy poca que llevara bolsas. El mejor negocio lo estaban haciendo las tiendas de té con leche, que tenían colas kilométricas. A las 4.30 de la tarde, los restaurantes también tenían cola para cenar. Que ya son ganas de hacer una cola de mínimo una hora para cenar cuando puedes andar 10 minutos, salir del centro comercial e irte a otro restaurante donde no haya un millón de personas. Los chinos siempre se quejan de las multitudes, pero les encanta estar ahí en todo el meollo.
Cola para comprar un té con leche.
En la jaula había pájaros de verdad. Pobrecillos...


Conclusión de la semana: confirmado que a los centros comerciales no se puede ir hasta que no hayan pasado seis meses desde la inauguración, para evitar las muchedumbres. Ahora es el mejor momento para ir a los centros comerciales "viejos", que estarán vacíos.
En el centro comercial ya es Navidad.

2 comentarios:

  1. jajajaja
    Pobres ponys y pájaros, acabarán ciegos de los flashes.

    ResponderEliminar
  2. https://www.youtube.com/watch?v=K67iTlWpEJQ

    ResponderEliminar