martes, 23 de agosto de 2016

Azul G20

No os podéis creer el mes de agosto que estamos teniendo. ¡¡Cielo azul y aire limpio!! Normalmente el nivel de contaminación siempre es más bajo en verano (porque no hay que quemar carbón para la calefacción, supongo, entre otros factores) pero esta vez se han roto todos los récords.
¡Nubes!


¿Y por qué? ¿Es que por fin el gobierno se ha puesto serio con lo de atajar la contaminación?

Ay, amigos, qué más quisiéramos. La razón es más práctica y prosaica: en un par de semanas hay una reunión del G20 en Hangzhou a la que acudirán un montón de mandamases de un montón de países. E, igual que ocurrió durante la reunión del APEC en Beijing hace un par de años, se han tomado medidas para asegurar que estos invitados de honor disfruten de cielos limpios durante su estancia y luego vuelven a sus países diciendo "¿Pero no decían que había mucha contaminación en China? ¡Todo mentira!".

En preparación para el G20, en Hangzhou han cerrado fábricas y oficinas y han recomendado a la gente que se vaya de vacaciones un par de semanas. Las fábricas altamente contaminantes (vamos, que saben perfectamente cuáles son) en un radio de 150 kilómetros a la redonda han parado de fabricar. Esa distancia incluye Shanghai, Ningbo, Suzhou y varias ciudades industriales más. Y se nota. ¡Vaya si se nota! Por eso fastidia tanto que solo tomen estas medidas temporalmente, porque van a venir unos extranjeros importantes. La salud de los habitantes importa un pepino.

Acabo de leer también que ya han incrementado la seguridad en los aeropuertos y han instalado controles para acceder al Lago del Oeste (el sitio más turístico de Hangzhou). Y ojito con esta foto:


Vamos, que si algún terrorista tenía pensado atentar en Hangzhou lo va a tener crudo.

Probablemente el evento también se notará en los vpns que usamos para acceder a este blog, facebook, twitter, youtube, etc: siempre que hay alguna reunión de estas intentan capar las comunicaciones. Los que más lo notan son los usuarios de vpns famosos tipo Astrill.

¡Pero bueno, lo importante es que durante estas semanas estamos pudiendo disfrutar de cielos como estos! ¡Y por la noche hasta se ven las estrellas!


miércoles, 17 de agosto de 2016

La tía Irma ataca de nuevo

Cómo se nota que está todo el mundo de vacaciones. Los blogs no se actualizan porque sus autores están demasiado ocupados con la vida real. En Facebook solo hay fotos de playas y piscinas. Y yo... currando todo agosto.

Ayer leí una noticia relacionada con los Juegos Olímpicos: la nadadora Fu Yuanhui, que se hizo famosa hace unos días por las caras que puso en una entrevista, volvió a ser noticia tras quedar cuarta en la prueba en equipo y decir en televisión que tenía la regla. La reacción de muchos chinos fue: ¿que se metió en la piscina teniendo la regla? ¿Por qué no había sangre en el agua entonces?

Ya he hablado en alguna ocasión de las cosas que las chinas no hacen/comen cuando tienen la regla, por ejemplo en este post. Pero es que es un tema que me fascina. Voy a poner otra vez la foto con la super compresa de los 40 centímetros, es que es tan vistosa.

Esta foto es de hace 7 años, ahora hay un compresa de noche de 41 centímetros con un borde elástico, como el de las sábanas bajeras, que supuestamente actúa como muro de contención. Alta tecnología compresística.

Una vez una chica de la oficina tuvo una visita a destiempo y me vino a pedir una compresa. Le di una de tamaño normal, de las de día. "Qué pequeña", me dice. "Yo siempre llevo las de 40 centímetros". Madre mía, si eso es como llevar un pañal...

Pues eso. Que en los supermercados chinos se pueden encontrar compresas de cientos de marcas diferentes, con tamaños desde mini hasta extra maxi, con olores, con dibujitos, con textura de algodón, con sabor mentolado para que vayas bien fresquita... pero tampones, los únicos que hay son los o.b. Hace tiempo en el Auchan de Suzhou, que es bastante grande, vi otra marca importada de Israel.

Según las estadísticas, solo el 2% de las mujeres chinas usan tampones. Hay una marca creada por varios extranjeros en Shanghai que fabrican tampones orgánicos en España, Alemania y Corea y venden en China por internet: Jo Says. Ayer leí una noticia sobre un señor chino que había trabajado 30 años en fábricas de productos ginecológicos y ahora había montado una fábrica de tampones y tenía intención de vender en supermercados físicos.

El sábado pasado fui con C. a una actividad en equipo de su empresa. Consistía en varias estructuras hinchables puestas en una piscina. Cada equipo tenía que hacer el recorrido completo para ganar puntos. En el equipo de C. había dos señoras que no iban a participar porque "no podían meterse en el agua".
Era un poco en plan Humor Amarillo.

¿Cambiará un poco el panorama con la llegada de más productos de higiene femenina? ¿Dejarán las chinas jóvenes de ver la regla como una enfermedad con la que no puedes comer ni hacer ciertas cosas? ¡El tiempo lo dirá!

martes, 9 de agosto de 2016

Los Juegos Olímpicos

Creo que este es el primer año que no he visto los Juegos Olímpicos en la tele. En China también los retransmiten, claro, pero no sé a qué hora, ni si tengo ese canal, ni nada. Hasta ahora, los Juegos Olímpicos siempre me pillaban de vacaciones en Chipiona y a la hora de la siesta siempre veía la gimnasia o algún otro deporte raro que solo sale en la tele una vez cada cuatro años.

En China, los Juegos ya han tenido la primera polémica con la pelea entre el nadador australiano y el chino. El nadador australiano dijo que el chino era un tramposo (dio positivo por dopping poco después de que un medicamento se añadiera a la lista de sustancias no permitidas) y China, como siempre, se lo ha tomado como una afrenta personal. Bueno, no China en general, sino la manada de gente que siempre se ofende por todo. Si normalmente en un país hay un 15% de imbéciles (por decir un número al azar), en China ese 15% es un número muy grande. Y claro, hacen mucho ruido y dejan mal a todo el mundo. Igual que hace unas semanas cuando el veredicto sobre unas islas del Mar de China Meridional dio la razón a Filipinas y muchos chinos se enfadaron, aguantaron la respiración hasta ponerse colorados y luego empezaron con pataletas de "no nos quitarán ni un pedacito", "vamos a anexionar Filipinas" y "vamos a boicotear Kentucky Fried Chicken porque seguro que los americanos tienen algo que ver en todo esto". En Hong Kong y Taiwan dicen que los chinos tienen el corazón de cristal y se les rompe muy fácilmente.

Bueno, ya me estoy yendo por las ramas. Yo quería hablar de la única vez que he visto unos Juegos en vivo y en directo: en Beijing 2008. No vi los Juegos de agosto sino los Paralímpicos de septiembre, porque durante ese verano de 2008 el gobierno hizo lo imposible por echar a todos los estudiantes de allí, denegando a quienes pedían alargar sus visados para poder quedarse. Pero en septiembre, cuando volvimos de las vacaciones, nos encontramos con que los tickets para los Juegos Paralímpicos prácticamente los regalaban: las entradas valían 50 yuanes, 5 euros en aquellos tiempos. No conseguimos entradas para la piscina, pero sí para el estadio del Nido. Y allá nos fuimos a pasar la tarde. Vimos carreras corriendo, carreras en silla de ruedas y no me acuerdo qué más. La cosa duró unas 4 horas y estuvo muy bien. A mí no me interesan especialmente las competiciones deportivas, pero estar allí era muy emocionante. Sobre todo cuando un chino ganaba la medalla de oro en una prueba y 90.000 chinos se ponían de pie a cantar el himno nacional. (Cuando ganaba un extranjero y sonaba el himno de otro país también se ponían todos de pie, pero no cantaban).

En el metro, camino de la zona olímpica con las entradas en la mano.

El estadio del Nido es chulísimo.

Por dentro. En marzo de 2013 fui otra vez y estaba todo bastante descuidado, el césped muerto, etc...


Aunque había ventanas y aberturas, la verdad es que en las gradas no corría mucho el aire y hacía bastante calor.

Al final de la jornada.

La mascota de los Juegos Paralímpicos. Dentro de la de la derecha se ve a un voluntario muerto de calor, jaja.
El Nido iluminado.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Estereotipos de los extranjeros

Que si los chinos son muy ruidosos, que si escupen, que si trabajan mucho. ¡No creáis que solo nosotros estereotipamos a los chinos! Ellos también tienen en su cabeza un modelo mental del extranjero tipo. Voy a dar un repaso a los estereotipos que he oído personalmente.

- La dieta de los extranjeros se basa en el pan y la ternera
Esto lo he oído "cienes y cienes" de veces. Los chinos necesitan pensar que nosotros tenemos un equivalente exacto de su bol de arroz, y ese equivalente sería el pan. Hasta ahí todo bien aunque, bueno, muchos occidentales no comen pan diariamente. Lo que es un poco de locos es lo de la ternera. ¿En serio hay alguien que coma ternera cada día?
O ternera todos los días o nada.

 - Las mujeres occidentales son más fuertes que las chinas
Esta es la excusa más frecuente que oyes cuando intentas poner peros al zuo zueyi (estarse un mes en la cama tras dar a luz, sin lavarse ni moverse lo más mínimo) o cuando las chinas tienen la regla y no comen ni siquiera fruta porque "está/es fría". Cuando empiezas a explicar que en occidente no te quedas un mes en la cama tras parir y que cuando tienes la regla puedes comer helados y no te mueres, se quedan sorprendidas (esta es una conversación de mujeres, sí). Tras unos instantes de reflexión, la conclusión es que "las mujeres occidentales son más fuertes" (debe ser por comer ternera todos los días) pero las chinas tienen que seguir esas normas o perecer en el intento.


- Todos los extranjeros se parecen
Esta os suena, ¿no? De hecho, hay estudios que prueban que las personas que no son de tu raza se parecen todas entre sí, a tus ojos. Seguro que mil veces habéis oído a alguien decir que todos los asiáticos son iguales. Pues, ay amigos, ellos piensan lo mismito de nosotros. A menos que los ojos y el pelo sean de diferente color, claro. Entonces no hay lugar a dudas de que se trata de dos extranjeros de dos países distintos (porque cómo va a haber gente con distinto color de pelo y ojos dentro del mismo país). El otro día en la tienda de debajo de casa tuve la siguiente conversación:
Dependienta: ¿Te ha llegado ya la leche que encargaste?
Yo: ¿Cómorl?
Dependienta: Ah, ¿tú no eres la extranjera que encargó leche?
Yo: No...
Dependienta: Pues entonces hay una chica que se parece mucho a ti.
C.: Es que todos los extranjeros se parecen, ¿verdad?
Dependienta: ¡Sí sí sí!
Pues vaya, parece que tengo una hermana gemela en mi mismo residencial.

- Todas las extranjeras tienen el culo gordo
Esta no la había oído hasta el otro día. Estaba paseando a la perra y pasé por delante de dos chavales como de 20 años. Debían ser peluqueros o trabajadores de una fábrica. Cuando los adelanté oí que decían: "Todas las extranjeras tienen el culo gordo". Si me llego a girar y les respondo en chino con cierto estereotipo sobre cierta parte del cuerpo de los hombres chinos, se hubieran quedado de piedra. Pero me limité a sonreir para mis adentros.


¿Algún otro estereotipo interesante más?

miércoles, 27 de julio de 2016

Fin de semana en Hong Kong

¡Ay, lo que me gusta Hong Kong! ¡Es una ciudad tan chula! Además, las últimas tres veces que he ido ha sido gratis, cortesía de mi empresa. Como nuestra oficina está en Shenzhen, cada vez que tengo que ir a algún evento luego aprovecho parav quedarme el fin de semana en Hong Kong. Pero normalmente solo tengo que ir a Shenzhen una vez al año, para la fiesta de Año Nuevo Chino. Esta vez la ocasión era una reunión de nuestro departamento, y para ello volamos a Shenzhen dos compis que viven en Shanghai y yo. El viernes teníamos una reunión y el sábado se supone que íbamos a hacer team building en Hong Kong, pero en realidad solo fuimos a la playa todos juntos. No se me ocurre un mejor team building, jaja.

Para cruzar la frontera el sábado habían contratado cuatro furgonetas. ¡Resulta que puedes cruzar la frontera sin bajarte del coche! Pero los fines de semana va bastante despacio la cola, lo mejor es bajarse, cruzar a pie y volver a subirse al coche (los coches solo con el chófer pueden cruzar muy rápido). Nos dijeron que no nos bajáramos y estuvimos más de dos horas haciendo cola... bien. Pero al final conseguimos llegar. Después de comer fuimos a la playa.
Esperando el bus para ir a la playa.


¡¡La playa!! Hacía dos años que no la pisaba. Fuimos a una que hay en la parte sur de la isla. Repulse Bay se llama, y no es nada repulsiva. Los apartamentos que hay allí valen un ojo de la cara. En la playa había menos gente de la que esperaba y el agua estaba más o menos limpia. Nos lo pasamos bomba.
La playa de Repulse Bay


Los apartamentos caros (aunque, bueno, no creo que ningún apartamento en Hong Kong pueda considerarse barato).
A esta playa se puede llegar fácilmente en cualquier autobús que vaya a Stanley desde Kowloon, Central o Causeway Bay. Hay una ruta que va bordeando la costa y otra que ataja por la montaña. En las dos se ven paisajes interesantes. La playa en sí tiene vigilantes, un recinto grande con duchas, vestuarios y lavabos medianamente limpio y la arena no es muy fina pero tampoco es de piedras. Vamos, que es una playa decente.

Por la noche cenamos en un restaurante típico (tenemos un compi de HK) y yo no me acosté muy tarde porque al día siguiente tenía planeado levantarme temprano para subir al Victoria Peak. ¡No subía desde 2009! Una compañera se apuntó y a las 8 ya estábamos en el tranvía que sube la montaña (es la manera más rápida de llegar)
La vista por un lado...

... y por el otro.

A las 10, cuando bajamos de la montaña, la cola para subir al tranvía era kilométrica. Briconsejo: ¡levantaos temprano si no queréis hacer dos horas de cola bajo un sol de justicia! O subid en autobús o taxi. Pero el tranvía es muy pintoresco, y se llega súper rápido.

Y aquí se acabó mi visita relámpago. ¡No me dio tiempo ni a ir de compras!, que es el pasatiempo favorito de los chinos que van a Hong Kong. En fin, la próxima vez será.

jueves, 21 de julio de 2016

Big Fish & Begonia - Song of the Phoenix

La semana pasada vimos dos pelis chinas bastante chulas. Una era Big Fish & Begonia (大鱼海棠), una peli independiente de animación que recaudó un montón de dinero mediante crowdfounding y tras su estreno ha sido un éxito de taquilla. Este es el trailer:


Como podéis ver,  recuerda bastante al estilo de Miyazaki, pero es la primera película en este plan made in China. Las películas de animación que llegan al cine suelen ser las típicas tonterías para niños; los estudios independientes son demasiado pequeños.

Big Fish & Begonia es bastante chula visualmente y tiene detalles geniales, como que los protagonistas vivan en un tulou (unas casas comunales típicas de las minorías étnicas de algunas provincias del sur de China). Pero la verdad es que la segunda mitad de la peli se me hizo bastante larga (¡y eso que solo dura hora y media!). Pero, por ser china, y por ser la primera película de animación independiente que tiene tanto éxito, la recomiendo.
Tulou en la provincia de Fujian que visitamos en 2013.

La otra peli era Song of the Phoenix (百鸟朝凤). Esta tiene una historia aún más curiosa. Es de 2013, y su director, Wu Tianming, murió poco antes de que terminaran de editarla. Se estrenó en mayo de este año y fue un fracaso de taquilla total porque no es una película comercial (y porque coincidió con Capitán América). Si en España las películas alternativas tienen poco tirón, en China aún menos. Pero el productor de Song of a Phoenix salió en un programa de televisión llorando, de rodillas, pidiendo por favor a las salas de cine que les concedieran más días en pantalla (la iban a quitar a los cuatro días...). Sorprendentemente le hicieron caso y la película acabó ganando 30 millones de yuanes y comentarios positivos del público.

Wu Tianming era un director de la generación anterior a la de Zhang Yimou y Chen Kaige, algo así como el padrino de estos. La peli va sobre un niño que es aprendiz de suona (un instrumento de viento tradicional) en casa de un maestro. Este maestro tiene una banda muy respetada y tocan en todos los funerales y bodas de los pueblos de los alrededores. Aquí el trailer:

 Me gustó bastante y me di cuenta de que hacía bastante tiempo que no veía una película china "artística". Desde que vivo aquí, apenas me entero de las películas independientes. Las películas chinas que estrenan en el cine normalmente son basura. En cambio, cuando estaba en España sí que me preocupaba de buscar en internet las últimas novedades en cine independiente. También hace un montón que no veo pelis japonesas o coreanas, porque siempre veo las películas con C., necesitamos subtítulos en chino y en inglés y las pelis japonesas y coreanas nunca traen los dos...


jueves, 14 de julio de 2016

Nanjing, Nanjing

El fin de semana pasado fuimos a Nanjing. Nanjing es la capital de la provincia de Jiangsu y está a una hora y media en tren rápido de Suzhou. Viva el tren rápido.

Yo ya había ido a Nanjing hace 6 años y había visto los sitios famosos: el templo de Confucio, el museo de la masacre, el palacio del gobierno nacionalista, la Montaña Púrpura donde está el mausoleo de Sun Yat-Sen... C. también había ido así que nos dedicamos a ir a sitios menos conocidos y a quedar con un amigo suyo de la universidad.
La zona del templo de Confucio por la noche. Estas fotos son de cuando fui hace 6 años.

El palacio del gobierno nacionalista.

El museo de la masacre.

La subida al mausoleo de Sun Yat-Sen.

Esta vez visitamos un par de museos (es lo mejor cuando hace demasiado calor). Uno era el museo de las Seis Dinastías o algo así, y el otro el museo de Nanjing. El museo de Nanjing es gratis y está muy bien. Es enorme, tiene 5 partes diferentes y solo nos dio tiempo a ver la parte de historia.

Figuritas de no me acuerdo qué dinastía.

La vista desde el museo de las Seis Dinastías. El parque en primer plano es el palacio del gobierno nacionalista.

El museo de Nanjing.

También fuimos a un sitio llamado "el antiguo palacio de la dinastía Ming". A C. le gustan las ruinas y los pedruscos. Pero no había nada que ver. Cuando llegó la dinastía Qing se cargó el palacio de la dinastía Ming y ahora allí solo hay un parque donde van los viejos y los niños a tomar el fresco.

Durante nuestra visita no llovió, pero los días de antes había caído el diluvio universal. Fuimos a un parque donde había una parte de la muralla, al lado del río, y...
¡El nivel del río había subido un montón! ¡Pobre kiosco!
Señor echándose la siesta.

Nuestro hotel estaba al lado de una zona de bares que eran casas como de la época del gobierno nacionalista (1912-1949), pero nuevas. Había chicas en qipao haciéndose fotos y tal. En una calle de detrás también había esta demostración de "arte callejero".