lunes, 12 de febrero de 2018

Cocina china vs cocina española

Desde que trabajo desde casa (este es mi tercer año) cocino más y solo salgo a comer fuera los fines de semana. Antes comía en restaurantes cada día y la diferencia se nota un montón... en la báscula. Desde mi momento más "pesado", a finales de 2015, hasta ahora, la diferencia es de 8 kilos, que no es moco de pavo. Y no es que esté pasando hambre ni nada, simplemente como más verduras, menos arroz, menos fritangas y, por supuesto, nada de aditivos y aceites chungos de los que usan en los restaurantes. Pero la verdad es que hoy no venía a hablar de la comida en sí, sino del lugar en el que se prepara: las diferencias entre una cocina china y una cocina española.

Lo que más se echa en falta en las cocinas chinas, cuando vienes de España, es un horno. ¿A que no se os ocurre ningún plato chino que se haga en el horno? Ea, es que no lo usan, así que no lo tienen. Nada de pollo asado, pescado o verduras al horno, ni por supuesto pizza o lasaña. Pero los chinos jóvenes y modernos sí suelen comer estas cosas (al menos pizzas, y la moda de hacer galletas y tartas en casa también ha llegado aquí), así que muchos apartamentos ahora tienen un hornito pequeño, tamaño microondas. Yo tenía uno en el piso de Shanghai pero la verdad es que nunca lo usé. Ahora en Suzhou tengo un horno de verdad (era uno de mi requisitos indispensables; el otro era lavadora con agua caliente) así que puedo hacer todo lo que se me ocurra (que tampoco es mucho, jajaja).
Hornito que se compran los chinos jóvenes para hacer pastelitos.

Algo que hay en todas las cocinas chinas pero que yo antes no sabía ni que existía es la arrocera (bueno, yo la llamo mifanera, mifan es arroz en chino). Claro, en España esto no tendría ningún sentido porque nadie come tanto arroz blanco como para tener una maquinita específica para cocerlo. Pero la verdad es que el cacharro este sirve para más cosas: hacer platos de arroz con cosas y sopa de arroz y cocinar al vapor.
La usamos bastante.

Otro electrodoméstico imprescindible en las casas chinas es el hervidor de agua, no solo para hacer té sino también para beber agua caliente (según los chinos, el agua caliente bebida cura todas las enfermedades). Esto no lo hay en todas las casas en España, pero cada vez es más común (según mis observaciones totalmente subjetivas).
Yo la uso más que nada para rellenar la botella de agua caliente y no congelarme por las noches.

En todas las cocinas chinas hay también un wok, pero yo no tengo. Me apaño con las sartenes normales de fondo plano. El wok parece muy complicado de manejar y no me veo yo poniendo el fuego con llamas en modo infierno y lanzando los salteados por los aires...

En cuanto a lo más básico de una cocina, que son los fogones, también hay algunas diferencias. En España suele haber 4 fogones, mientras que en China se apañan con dos. Debe ser porque los platos chinos se hacen más rápido y además porque el wok ocupa un montón de espacio. También el wok debe ser el motivo de que aquí no haya vitrocerámicas (o yo nunca las he visto en una casa), porque a ver cómo usas el wok...

En los pisos pequeños que no tienen cocina independiente suele haber un hornillo eléctrico para una sola sartén/cacerola, pero supongo que esa gente no cocina mucho.


Una cosa que me acabo de comprar y con la que estoy encantada de la vida es la yogurtera. En China es complicadísimo encontrar yogures con una textura adecuada (que no sea líquida, parece que aquí se lleva beber el yogur con pajita) y sin azúcar añadido (y además un montón). Hay un par de marcas que fabrican yogures sin azúcar, pero a un precio de escándalo, más de un euro por vasito. Así que al final decidí comprarme una yogurtera, que vale cuatro perras, y hacerme el yogur natural yo misma.
Mi yogurtera, más maja ella...

Otra cosa que en China no existe es el lavavajillas. Jamás he visto uno. Aquí lo friegan todo a mano. En cambio, mirad lo que he encontrado en Taobao mientras buscaba fotos para poner en esta entrada... un aparato que todo el mundo debería tener en su casa:
¡Máquina para hacer tostadas y huevos fritos a la vez! ¡Súper útil!

4 comentarios:

  1. varias cosas. el chisme del arroz. yo lo necesito. nunca, nunca sale el arroz de uno como el del restaurante chino. jamás. el tema del horno, yo en mi casa tengo horno, pero no microondas. la gente se extraña porque no me caliento la leche en el microondas. luego que si esto que si lo otro, pero la leche en el microondas, jamás!! y yogurtera. un año me regalaron o regalé yo, no recuerdo, una yogurtera de segunda mano. por fastidiar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que en la arrocera queda el arroz muy bien, pero puede que el problema sea la cantidad de agua. En España a mí siempre me han dicho que 2,5 partes de agua por 1 de arroz, pero yo en la arrocera no pongo tanto ni de coña, pongo el agua que sobrepasa un dedo como mucho del arroz, y como está tapado herméticamente se hace también con el vapor, supongo.

      Y entonces para la leche, ¿en un cazo? Así es muy difícil controlar la temperatura... o yo soy lerda, jajaja.

      ¡¡Vivan las yogurteras!! Qué contenta estoy con la mía.

      Eliminar
    2. Tolya, compre arroz en el chino. Le recomiendo arroz jazmin tailandés. Lávelo bien hasta que el agua salga limpia. Cúbralo de agua fría y como un cm más sobre la superficie del arroz. Tápelo, ponga el fuego muy bajo, no lo destape. Retírelo del fuego cuando huela a que está hecho. Espere 10 min, y ya.

      Eliminar
  2. El hervidor de agua es imprescindible. Lo uso todos los días. No tengo ni idea cómo los españoles sobreviven sin uno.
    El arroz se puede hacer muy bien en un cazo, la arrocera me parece bastante cacharro. A no ser que seas familia numerosa y coman arroz en cada comida.
    Hubo una época en España que era moda tener un wok, allá por los 90, los regalaban en el banco, al domiciliar la nómina. Si no tenías un wok no eras nadie. Pero un wok no sirve de nada en una vitrocerámica. A mí me gustaría tener uno si tuviera un fogón de gas con llama a tope para calentar no sólo la base sino las paredes.
    Y eso de que la cocina china se hace rápido... Mi record haciendo unas pocas empanadillas son dos horas y media.
    Y sí, es más sano lo español, o mezcla de chino y español. Casi todos los platos chinos llevan azúcar, y no poca. Y si comes en la calle, piscinas de aceite chungo que han usado mil veces, msg y vete tú a saber.

    ResponderEliminar