miércoles, 29 de enero de 2014

Diferencias entre China y España

¡C. y yo estamos en España! Nos hemos cogido una semana de vacaciones, más la semana del Año Nuevo Chino. De momento hemos estado en Madrid y en Cáceres.
C. nunca había pasado tanto tiempo en un avión pero lo llevó muy bien. El aeropuerto de Estambul se está quedando bastante pequeño para la cantidad de gente que hace escala allí. Hicimos cola durante unos 40 minutos para pasar el control de seguridad (que alguien me explique por qué hay que pasar el control de seguridad en el aeropuerto de escala. ¿Por si acaso me he fabricado una bomba casera en el avión con los restos de la cena?).

El primer día C. ya observó algunas diferencias entre China y España:

- En España hay una cosa colgada de la pared que mágicamente calienta la habitación: ¡es un radiador! ¡En las casas se está más calentito que en la calle! ¡Es MAGIA!
Vale, en el norte de China también hay, pero en Suzhou no.

- Es complicado averiguar cómo tienes que meterte en la cama: en China hay un edredón con su funda y ya está. En España hay una colcha y luego mantas y sábanas tan bien remetidas que ni sospechas que tienes que abrirlas y meterte en medio. ¡C. se metió entre la colcha y la manta! Teniendo en cuenta que esto también le pasó a un japonés que vino una vez a mi casa, sugiero a los hoteles españoles que pongan un pequeño cartelito con instrucciones explicativas de cómo meterse en la cama para los turistas orientales.
O también pueden dar pistas y dejar abierta una esquinita.

- En algunos bares y restaurantes, las puertas de los aseos están marcadas con una C y una S. Nada más. Ningún dibujito indicativo. Evidentemente alguien que no sepa español no sabe dónde tiene que entrar y lo más probable es que se quede esperando un rato a ver quién sale por cada puerta. Además, C. dice que los urinarios están más altos que en China y se tiene que poner de puntillas para mear. ¡Y eso que no es bajo precisamente!
No hace falta que sean tan finolis como en Taiwan, donde al aseo lo llaman "cuarto de maquillarse", pero un dibujito indicativo no estaría mal.

- En el autobús hay que darle al botoncito de stop si quieres bajarte. En China normalmente el conductor para en todas las paradas porque siempre hay gente que va a subir o bajar. En caso de duda simplemente gritará: "¿Alguien va a bajar en la próxima?", a lo que tú tendrás que responder también a voces o no parará.
¡Guau! ¡Asientos libres en el autobús!

- Hay cosas viejas que se han mantenido así desde hace mucho tiempo y no se han tirado abajo para volverlas a construir desde cero. Los monumentos turísticos no huelen a recién pintado.


- Y el cielo es... ¡azul!


sábado, 18 de enero de 2014

El Año del Caballo

En 2014 el año nuevo chino comenzará el 31 de enero. Es lo que en chino se llama 春节 chunjie o fiesta de la primavera, ya que según el calendario lunar es cuando empieza la primavera. Por supuesto es fiesta nacional en China y y uno de los peores momentos para ir de viaje, ya que absolutamente todo el mundo se echa a la carretera (o al tren) para volver a casa y celebrar las fiestas con su familia. Esta "migración" temporal tiene hasta su propio nombre, se llama 春运 chunyun y este año está previsto que se realicen unos 3.600 millones de desplazamientos. Sí, habéis leído bien. Tres mil seiscientos millones de desplazamientos en un lapso de tiempo de unos pocos días. Esto se debe a que la mayoría de los chinos no trabajan en su pueblo natal, donde viven sus padres y tíos, sino que emigran a las grandes ciudades en busca de trabajo. El medio de transporte favorito para volver a casa por año nuevo es el tren, así que conseguir un billete para esas fechas se convierte en misión casi imposible.
La cola para comprar un billete.

Este año va a ser el año del caballo. Esto significa que por todas partes hay carteles rojos con dibujos de caballos, los supermercados están llenos de peluches rojos de caballos y en los anuncios también hay caballos rojos. El color rojo es el de la buena suerte.
El calendario de la oficina.

A los chinos les encantan los juegos de palabras y el caballo les ha traído uno que no podían dejar pasar. Me explico: caballo se dice 马 ma y rápido se dice 马上 mashang, que literalmente significa "encima del caballo" (tiene su lógica, si vas a caballo vas deprisa). Así que las redes sociales chinas se han visto literalmente inundadas de fotos de felicitación de año nuevo en este plan:
马上有钱: literalmente "encima del caballo hay dinero", pero también "pronto tendrás dinero".
Con estas fotos los chinos desean prosperidad en el nuevo año a sus amigos y familiares. Son muy directos, ni amor, ni salud, ni leches, dinero y punto, y cuanto más mejor. De hecho, una frase típica para felicitar el año nuevo es 恭喜发财 gongxi facai, felicidades y hazte rico.

Después del boom de las fotos de caballos de peluche con fajos de billetes encima empezaron a aparecer otras versiones:
马上有房: que te compres pronto una casa (los chinos, como los españoles, también están obsesionados con comprar una vivienda aunque los precios sean estratosféricos).

马上有对象: encima del caballo hay dos elefantes suena como "pronto encontrarás pareja". Ya se sabe que la soltería es casi un crimen de Estado en China, especialmente si eres mujer.

马上有孩子: que tengas un niño pronto. Los chinos están obsesionados con tener hijos y la edad normal de tenerlos es 23 o 24 años. A partir de los 26 o 27 ya te empiezan a presionar porque "te estás haciendo vieja y se te va a pasar el arroz".

马上有车: el significado es obvio

Este me ha gustado. Los hay que se conforman con poder conseguir un billete de tren para volver a casa.

¿Por qué elegir cuando puedes tenerlo todo? Los hay que desean que pronto tengas de todo (茄 qie, berenjena, suena  igual que "todo").

Pero sin duda la felicitación más extraña fue la que me encontré el fin de semana pasado en una librería:
¿Que llegue pronto Doraemon???
Pues eso, feliz año del caballo.

lunes, 13 de enero de 2014

Sing my song

Normalmente en España no veo mucho la tele. En China no la veo nada. No puedo hablar con mucho conocimiento de causa porque nunca me he puesto en modo investigador, pero así por encima la impresión que da la televisión china es de ser aún peor que la española. Abundan las telenovelas, ya sean ambientadas en la guerra contra Japón/el Kuomintang (es decir, mucho uniforme de militar) o en alguna dinastía (pelucones a tope), y todas comparten la característica de tener actores más malos que un dolor de muelas.
También hay muchos programas estilo Operación Triunfo y, al contrario que pasa en España, donde ya estos programas no triunfan demasiado, en China todavía siguen levantando pasiones.

Hace poco se ha empezado a emitir un programa nuevo y yo no me hubiera enterado si no fuera por la expectación que ha causado entre nuestros amigos musiquillos. El programa se llama 中国好歌曲 y en inglés le han puesto "Sing my song". La diferencia con otros programas del estilo es que en este la gente canta sus propias canciones. Y eso en China, donde reinan el playback y el karaoke, ha triunfado. Al menos entre la gente que está harta del pop edulcorado y sobreproducido que es el pan nuestro de cada día.

Nunca he visto el programa entero, solo vídeos en internet. Voy a hacer una selección de mis favoritos hasta ahora:

莫西子诗 Moxi Zishi

Enlace en la web oficial del programa.

Dice C. que este chico antes tocaba en el grupo del primer marido de Faye Wong. A mí esta canción me ha puesto los pelos como escarpias. La que pone morritos es su novia japonesa, que habla chino con acento gracioso, como todos los japoneses. Él tienen un nombre tan raro porque es de una minoría étnica de Sichuan y también habla chino como si fuera extranjero porque no es su lengua materna. En su web hay más canciones.


张岭 Zhang Ling

Enlace en la web oficial del programa.
Este señor antes era el bajista del grupo de Cui Jian. He de reconocer que pinché en el vídeo porque con ese sombrero pensé que era un tío de Mongolia Interior y ya sabéis que me pirra el throat singing. Pero no es mongol sino pequinés y canta un blues muy gracioso.


刘金 Liu Jin

Enlace en la web oficial del programa.
Esta señora me ha llamado la atención porque tiene un timbre de voz muy grave, y eso es de agradecer en un país donde las voces femeninas normalmente te perforan el tímpano.


Aparte de las actuaciones musicales en sí, en este tipo de programas siempre me pregunto: ¿qué credenciales tienen los de jurado? Los de este programa chino parecen igual de idiotas que los de España. O bueno, quizás un poco menos.

Actualizado 15/1: Esta entrada tenía vídeos de youtube incrustados en el momento de escribirse, pero todos han desaparecido porque CCTV así lo ha solicitado a Youtube. Copyright, dicen. ¿Copyright? ¿En China? ¿CCTV? ¿Me he perdido algo? Encima los vídeos que cuelgan en su página web están con una calidad de mierda.

martes, 7 de enero de 2014

Desvergüenza escénica

Ayer leyendo el blog de una chica inglesa que vive en una de esas ciudades horribles de la periferia de Guangzhou mencionaba que le habían hecho preparar una coreografía para la fiesta de Navidad del colegio donde trabaja. La pobre estaba horrorizada porque decía que no sabía bailar, que no tenía gracia ninguna y además que no le apetecía nada participar pero tenía miedo de que la despidieran.

Hacer el payaso encima de un escenario es algo a lo que te vas a tener que enfrentar si eres un extranjero en China. Especialmente si estudias en una universidad: siempre habrá una fiesta de fin de curso, de mediados de curso, de graduación o de lo que sea en la que querrán que los extranjeros luzcan sus habilidades artísticas. Cantar una canción en chino, montar una obrita de teatro, hacer un baile... lo que sea. Ese tipo de cosas de las que siempre huías cuando estabas en tu país, pero que aquí tienes que aceptar casi obligado.

A mí al principio me daba mucho reparo. Pero en China no saben qué es eso de la vergüenza ajena, y no importa que bailes como un pato mareao o que cantes fatal, solo por subirte al escenario ya has triunfado. Y además luego te quedan las fotos de recuerdo. Y en el fondo te lo pasas bien.







Cuando dejas de ser estudiante sigues teniendo tu oportunidad anual de lucirte: en la fiesta de empresa. Yo este año incluso me presenté voluntaria para cantar una canción en chino (la típica canción que siempre canto en el karaoke, así que no tuve ni que ensayar). ¡Gané el segundo premio y me llevé a casa 500 yuanes!

domingo, 5 de enero de 2014

Las huellas del supertifón

Hace unos días fuimos a Cebu (Filipinas) e inspeccionamos los daños ocasionados por el terremoto y el supertifón Haiyan / Yolanda de hace unas semanas:

La torre de la basílica del Santo Niño se derrumbó.

De la torre de la catedral también cayeron algunos cascotes.

A la cruz de Magallanes le han tenido que poner un andamio para que no se caiga.
El fuerte de San Pedro también se ha visto afectado.



Afortunadamente las personitas están perfectamente.