martes, 6 de diciembre de 2016

El museo de historia natural de Shanghai

El sábado fuimos de excursión a Shanghai. ¡Hacía un montón que no iba! Yo tenía ganas de ir al museo de historia natural. Lo reabrieron el año pasado después de trasladarlo a un edificio nuevo y más grande y hasta tiene su propia parada de metro en la línea 12. Llegamos sobre las nueve y media y no había nadie en la cola para comprar los tickets. ¿Hola? ¿De verdad estamos en China? Para rematar la jugada, las entradas solo valen 30 yuanes. ¡Planazo!


El museo es enorme, tiene cuatro pisos y un montón de animales disecados, esqueletos, modelos y fósiles. Está pensado para que vayan familias con niños. También hay una zona con acuarios y animalitos pequeños en plan arañas, mariposas y lagartos. Ahí se apelotona la gente pero en general no hay muchas apreturas en el museo.

Animales disecados y reproducciones.

Algunos de los animales disecados tenían expresiones... interesantes.
Mis partes favoritas fueron los fósiles y una exposición sobre técnicas de supervivencia. ¿Sabíais que hay una mantis que es igualita que una flor de orquídea? ¿Y que la peste de la mofeta se puede oler a 800 metros?
Yo esto lo pondría en mi salón.

Estuvimos en el museo como cinco horas porque hay un montón de cosas para ver. También había talleres y proyecciones pero cuando llegamos ya no quedaban entradas (creo que las reparten gratis según se las van pidiendo, así que para conseguirlas hay que llegar temprano). Dentro del museo también hay un par de restaurantes y una cafetería. Nosotros comimos en el restaurante más cutre, estilo cantina con muy pocos platos para elegir, porque estaba estratégicamente colocado en el sitio por el que pasamos cuando dieron las 12 y C. dijo que se estaba desmayando de hambre. En la cafetería hay sandwiches y pizzas que quizás sean más comestibles que lo que yo comí.
El museo por fuera.

El museo está dentro del parque de esculturas de Jing'an, que es chulísimo. Bueno, a mí es que me gustan las estatuas raras en los parques. Además tuvimos suerte y hacía muy buen día.



7 comentarios:

  1. Ay, los animales disecados son horrendos. Lo mismo que las personas disecadas.
    ¿No había un museo en Cantabria o por ahí con un negro disecado?
    Y la expresión rara es porque están disecados por alguien poco habilidoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un museo de Banyoles (Gerona) había un negro disecado, recuerdo como algo traumático la excursión que hice con el colegio a ese "museo de los horrores", había fetos en frascos de formol, corderos de dos cabezas... Y el pobre bosquimano, pero en el 2000 repatriaron sus restos a Botsuana, parece ser: https://es.m.wikipedia.org/wiki/Bosquimano_de_Ba%C3%B1olas

      Eliminar
    2. Ah, ¡en Gerona! Ja, ja, menuda excursioncita para los niños...

      Eliminar
    3. Bueno bueno, menuda historia. Me suena eso del bosquimano de Gerona. En este museo había esqueletos humanos, pero humanos disecados no.

      Eliminar
  2. ay, si, los animales disecados dan un poco de grimilla. ese pedazo de zorro de la última foto... habrá cosas para hacer estátuas con más gracia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay pues a mí ese zorro gigante me parece muy mono!

      Eliminar
  3. RE: Ya me gustaría tener vecinos tan inofensivos... Poca malicia tienen los chinos.
    No es que la gente esté mal en España en general. Esto debe ser cosa de pueblos y yo no lo sabía.

    ResponderEliminar