miércoles, 4 de mayo de 2016

El festival Midi

Desde hace un par de años se celebra en Suzhou un festival de música bastante importante, el Midi. Tiene dos modalidades, la de rock y metal y la de electrónica. La de rock y metal fue el fin de semana pasado, que además era puente (¡el lunes no tuvimos que trabajar!). Así que para allá nos fuimos con dos amigos que vinieron desde Shanghai.

El sitio estaba donde Cristo perdió la zapatilla, cerca ya de Wujiang y al lado del lago Tai. Una hora y media de coche desde nuestro barrio porque había atascos y obras por el medio. Paramos a comer por el camino y todo, en uno de esos restaurantes rurales donde tienen también para hacer paintball y otras actividades en equipo para las empresas.



Según C., el parque donde se hace el Midi no atraía a mucha gente (claro, está a tomar por saco y no hay nada especial en él, aparte de unas casas de estilo europeo que no sé muy bien para qué sirven), así que el gobierno local se lo ofreció a la empresa que organiza el festival para que le dieran vidilla. ¡Y tanta vidilla que le han dado, aunque solo sea durante unos pocos fines de semana al año! Estaba todo lleno de coches y después de una vuelta de media hora conseguimos aparcar. Al lado del parque hay un pueblo y los oriundos del lugar se habían pertrechado con carritos para montar puestos de fruta, de crepes, de tallarines, de bebidas y hasta de pantalones por 39 yuanes. No se puede dejar pasar ninguna oportunidad de negocio.

Las extrañas casas de estilo europeo que no se sabe qué son.


Para ser un festival en China estaba bien de gente. No sufrimos el síndrome lata de sardinas. Fuimos solo el primer día, que tenía los grupos menos famosos, así que nos evitamos las posibles aglomeraciones. El parque era bastante grande y los escenarios estaban muy separados. También había una especie de mini feria con atracciones, pero no sé si se podía subir gratis o no, un globo aerostático, una pared de escalada, un paseíllo con puestos de comida...

¡Había hasta piscina! Pero no teníamos bañador, toalla ni muda de ropa...

Por la tarde la cosa estaba tranquila, te podías sentar a ver los grupos y todo.


Entre el escenario grande y el de los niños había un mini lago.

Había tres escenarios: el más grande era el de rock, el mediano el de metal más extremo y uno pequeño en donde tocaban grupos de niños. ¡Jamás hubiera pensado que en China había tantos grupos de niños! Pero parece que se está poniendo de moda. Al lado de mi casa hay una academia llamada "school of rock" donde enseñan a los niños a tocar la guitarra o la batería.

El escenario grande. En ese momento estaba tocando un grupo catalán llamado Els Catarres.

El escenario mediano. El batería de este grupo era el típico señor chino barrigón con camiseta imperio. Muy gracioso.

El escenario de los niños con sus padres y familiares dándolo todo. Pero no tocaban mal, ¿eh?

El plato fuerte del día eran los dos grupos que tocaban los últimos en el escenario grande: Twisted Machine (扭曲的机器 o 扭机) y Miserable Faith (痛苦的信仰 o 痛仰). Esto de acortar los nombres de los grupos a dos caracteres debe ser el equivalente nuestro de llamar a los grupos por las iniciales de cada palabra. Twisted Machine estuvieron bien, Miserable Faith me parecieron aburridillos. Pero lo que me tuvo entretenida fue el comportamiento de los metaleros chinos. Saltaban, bailaban y meneaban los cuernos y las melenas pero sin empujar. Hubo hasta un wall of death organizado por Twisted Machine. También había un montón de chavales con banderas; según C., las usan los grupos que vienen mucha gente junta para poder localizarse rápidamente. Pero algunas banderas se las podían haber metido por donde les cupieran, porque llegó un momento que no se veía ni el escenario con tanta banderita. Había un chico gordo con una bandera que debía medir 10 metros cuadrados por lo menos.
¿Dónde está el grupo? ¡Yo ni lo vi!  


¿Y qué es eso de la izquierda?, estaréis pensando. ¿Una bandera que salió ardiendo? ¡No!, esa era la otra cosa entretenida. Había gente que traía una especie de bengalas, las encendían cuando les parecía y la gente de alrededor se ponía a bailar en círculo.
Era un poco apocalíptico. No salió nada ardiendo, menos mal.

Estuvo entretenido el festival. ¡El año que viene volvemos!

5 comentarios:

  1. Varias veces me dije de ir al Midi (al electrónico) y después de buscar cómo llegar, concluía en que iría al año siguiente...

    Mi amiga está encantada en Pekín. Le he encargado té, y la he mandado a un ciudad de té de estas. Pero una china le ha dicho que no vale la pena ir, que es una trampa caza turistas (?¿), y la ha enviado con el recado a una tienda pequeña, en la que le han pedido 200 rmb por cuatro hojas de té. Y le han dicho que aún no tienen té verde, que no se ha recogido. (No se recolecta en Abril?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ni idea, ¿a lo mejor se ha retrasado la temporada por el clima o algo? O quizás la están intentando engañar. Creo que el té verde de Suzhou de este año ya está a la venta aquí por lo menos. Va a ser que la china esa está conchabada con la tienda, jaja. Que vaya a la ciudad del té a ver...

      Eliminar
  2. Con ciudad de té, quiero decir centro comercial de té.

    ResponderEliminar
  3. hay algunos clubs que tocan bien musica de Rock & Roll en Suzhou?

    ResponderEliminar