martes, 14 de julio de 2015

El descansillo

En China, cuando te compras un piso, aparte de pagar por los metros cuadrados en los que vas a vivir también tienes que pagar por los metros cuadrados del descansillo, el ascensor, las escaleras, etc. (la parte proporcional que te toque, digo yo). Supongo que este es el motivo por el que los chinos suelen usar el descansillo como almacén.

En nuestro piso de Suzhou, como es un residencial "bien", lo único que mis vecinos colocan fuera de sus puertas es el armario de los zapatos (sí, en China se quitan los zapatos al llegar a casa). Alguien también tiene aparcado en el garaje un cochecito de pasear niños y un coche de juguete (como un todoterreno en miniatura), pero en el garaje hay mucho espacio y no molesta.

Ahora bien, el apartamento de Shanghai es otra historia. Este residencial es viejo y los pisos no son muy grandes (menos de 40 m2, yo diría), así que en el descansillo de cada piso hay todo un muestrario de objetos. Como vivo en el cuarto piso (quinto según los estándares chinos, para quienes la planta baja es el primer piso) y no hay ascensor, cada vez que subo o bajo las escaleras observo el tinglado que tienen montado. Macetas, montones de libros, cajas, zapatos, paraguas, bicicletas, balones de baloncesto y hasta un altar a algún dios, tienen. A todo esto ya estoy acostumbrada. Pero ayer ya fue el no va más: los del piso de abajo han sacado al descansillo lo que parece ser los muebles de su salón. Varias sillas de madera, el tablero de una mesa grande y algo que no sé si es la puerta de un armario o el cabecero de una litera.

Es increíble la manera en la que han colocado las sillas. Como el descansillo es muy estrecho las han colgado del hueco de la escalera, sujetándolas a la barandilla con alambres.

Una auténtica obra de ingeniería.

Ahí en la esquina superior derecha se ve el altarcillo.

Hay otro vecino que tiene aparcada la bici en el descansillo. El otro de más allá, encima de un mueble viejo tiene la caja vacía de una tele Xiaomi de 50 pulgadas por lo menos. Una bici no cabe en casa, pero la tele gigante sí. Es que es de pantalla plana.

Obsérvese el montón de trastos encima del mueble, aparte de la caja de la tele.


La verdad es que más que un descansillo, lo de este edificio parece un bazar. ¿Y nadie robará nada?

9 comentarios:

  1. Son la monda... Pues sí, no debe haber ladrones o no tantos como en España... Yo, los días de lluvia, dejaba el paraguas fuera. Total, si me lo robaban, no me iba a apenar mucho. Y una vez saqué cerca de la ventana de la escalera un naranjo que estaba un poco feucho, y enseguida alguien se lo llevó.
    Tía, no me lo esperaba, o al menos, tan pronto, pero ya tengo nostalgia de China.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se llama reverse culture shock eso... ¡¡ánimo!!

      Eliminar
  2. Toda la razón! aquí en Beijing mi vecina del frente junta *materia prima*: cartones, papeles, maderas... de todo un poco que a veces ni me deja abrir la puerta. Y cada dos o tres meses viene la gente que compra estas cosas y se lleva todo... y vuelta a empezar jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff, sí, les encanta guardar esas cosas para luego venderlas. ¡Y botellas de plástico! No sé cuánto les darán por esa basura, no debe ser mucho...

      Pero nuestras historias palidecen al lado de la de una amiga que vive en Beijing: su vecino criaba gallinas en el descansillo delante de su puerta!!

      Eliminar
  3. Me encanta esta parte de la mentalidad china de "en cuanto a orden y pulcritud, nos importa un comino, pero tiene que ser práctico". Y lo digo en serio. Esto de aprovechar el espacio que de otra forma estaría vacío y se vería "ordenado" me gusta. Y poder dejar tu bici/carrito enorme propulsado a pedal etc en cualquier sitio y que nadie se queje ni te lo robe, el agujero en los pantalones de los bebés (y no tan bebés),...Pero claro, luego es cuando alguien se pasa de la ralla y molesta a los vecinos (debido a otra peculiaridad de la cultura china, el "las necesidades/problemas de los otros me importan...exacto, un comino"), como he visto en otro comentario XD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, debe ser un mecanismo de autodefensa para poder sobrevivir entre tanta gente, pero es cierto que les importa un pepino si molestan a los demás o no. Es que ni se lo plantean! En la piscina del gimnasio cada día alucino con algo diferente, el otro día un señor me viene nadando por detrás en diagonal y se cruzó por delante de mí, con lo que yo tuve que parar... le eché una mirada fulminante y me miró en plan, "qué pasa", sorprendido, ni se le ocurre que si nadas en diagonal jodes a todos con los que te cruzas...

      Eliminar
    2. Lo peor es que conducen igual, señor-que-nada-en-diagonal incluido...

      Eliminar
    3. Lo de conducir es un caso perdido, jaja.

      Eliminar
  4. ya me imagino a yprh con el corazón partío cada vez que cuente usted algo de china... descansillo, qué palabra tan de aquí.

    ResponderEliminar