lunes, 30 de noviembre de 2015

Las cejas pintadas

Vaya por delante que yo no entiendo mucho de belleza, y menos de maquillaje. Bueno, vale, no tengo ni idea de ninguna de las dos cosas. Pero aún así, a veces me encuentro con cosas que, a mi parecer, son claramente una patada en la entrepierna del buen gusto estético. El metro de Shanghai es un buen lugar para descubrir y analizar estas tendencias feísticas. Y después de dos meses cogiendo el metro a diario, una de las cosas que más me ha llamado la atención ha sido...

(redoble de tambores)

¡Las cejas pintadas!

Como no sé nada de maquillaje (solo me han maquillado dos veces en mi vida, profesionales de la brocha y el pincel, yo ni lo intento), no sabía que pintarse las cejas era algo normal. Cuando las cejas se ven más oscuras y pobladas te ves más guapa y todo. Nunca se me habría ocurrido.
Aquella vez que un señor transexual filipino me maquilló. Cejas con color de relleno incluido.

Pero lo que el maquillador filipino me hizo a mí no se parece mucho a  lo que veo frecuentemente en el metro.

Las chinas no tienen muchos pelos, empecemos por ahí. Las cejas las suelen tener poco pobladas, y en ocasiones apenas si se ven. Además, tienen la desgracia de que, normalmente, sus cejas naturales tienen una forma bastante fea, corta y recta. Así que las chicas preocupadas por su aspecto se suelen afeitar y pintar las cejas para darles una forma más adecuada. Sí, se las afeitan, con unas minicuchillitas especiales que podéis encontrar en cualquier Watson's. Las chinas no son mucho de arrancarse el vello. Creo que muchas no saben ni que existe la cera depilatoria.

El problema viene en la elección del color que utilizan para darle relleno a las cejas. Las chinas tienen el pelo negro, ¿no? Pues muchas tienen la manía de pintarse las cejas de color granate-rojo, con lo que el resultado es raro. Baidu (el Google chino) ha acudido en mi ayuda, porque evidentemente me da vergüenza coger el móvil y sacarle una foto en la jeta a cualquier señora que me cruzo en el metro.

Se nota que son rojas, ¿no? Aunque lleve el pelo teñido, la diferencia de color es evidente.
Nop. definitivamente las chinas no tienen el pelo de este color. Obsérvense además los cuatro pelos descolocaos que tiene.

Según mis escasos conocimientos estéticos, las cejas deberían ser del mismo color que el pelo, ¿no? Ya que te las pintas, píntatelas bien.

Luego hay un segundo tipo de cejas, que son las cejas azules. Se suelen ver en señoras de mediana edad, y supongo que son cejas tatuadas que al principio eran negras y debido a la mala calidad de los pigmentos se han vuelto azules. Pobres señoras. De estas cejas no he podido encontrar fotos, pero creo que os podéis hacer una idea.

Combo terrorífico: cejas pintadas exageradamente y lentillas agrandaojo.

La verdad es que no tener casi cejas es mucho peor que tenerlas mal pintadas; la gente sin cejas tiene un aspecto bastante escalofriante.
Señor sin cejas de la película Mulholland Drive. ¿Da miedo o no?

Estas cejas rarunas no son algo exclusivo de las chinas. Conozco a un par de chicas extranjeras que llevan unas cejas terroríficas, enorme y exageradísimas. Una de ellas es una chica rubia de unos 26 o 27 años, y las cejas marrones que se pone le hacen parecer 20 años más vieja. Hay gente pa tó.

Algo así se hace la chica rubia que digo, pero con el trazo aún más gordo.

martes, 24 de noviembre de 2015

Levantarse un domingo a las 6:40

Las cosas claras. A mí me gusta dormir. Hay gente que dice que dormir es una pérdida de tiempo, con la de cosas que hay para ver y hacer, ¿no? Pues yo no soy una de esas personas. Madrugar los fines de semana debería ser pecado mortal. Pero, ay, amigos, estoy en China, donde la gente es muy rara y amanece muy temprano. Amanece muy temprano porque tienen el mismo huso horario en un país que debería estar dividido en cuatro (husos horarios), y como yo estoy al este me toca que salga el sol a las 5 de la mañana. Y la gente es muy rara porque les proponen hacer una actividad de trabajo un domingo a las 7:30 de la mañana y les parece bien (y al que lo propone no le cae una lluvia de pedradas).

Así que el domingo me desperté a las 6:40 para participar en la actividad de trabajo en equipo de la oficina del Charley. (Si mi oficina hubiera propuesto hacer la actividad de trabajo en equipo durante un fin de semana, todavía se estarían oyendo las carcajadas). Había que levantarse tan temprano para ir a donde Cristo perdió la zapatilla, allá en una isla en medio del lago Tai. Una hora y media en coche desde mi casa.

La actividad consistía básicamente en hacer 20 kilómetros en bici, con tres paradas para hacer pruebas. Las pruebas las tenía que hacer todo el equipo (6 personas), así que si uno llegaba mucho antes que los demás no servía de nada. Pero bueno, lo gordo era pedalear. Que una no está acostumbrada a esos esfuerzos. Pero me fue mucho mejor de lo que pensaba. Ni agujetas ni nada, lo único que me fastidié fue el culo (qué incómodos son los sillines de las bicicletas) y el hombro (creo que siempre pongo alguna postura rara cuando monto en bici porque luego me duele la espalda).

Esperando a que den la salida.
Menos mal que no había muchos coches en esta carretera.
 
Qué pintas...

 
En una de las paradas donde había que hacer pruebas, esperando al resto del equipo.

 

Con todos los compañeros de la empresa de C.




miércoles, 18 de noviembre de 2015

El camino al trabajo

Durante estos años en Suzhou y Shanghai he utilizado muchos medios de transporte para ir a trabajar. Metro, bus, coche, coche de San Fernando (un rato a pie y otro andando)... De mis viajes en autobús incluso hablé una vez.

Desde diciembre del año pasado hasta septiembre tuve una habitación alquilada en Shanghai, pero cuando venció el contrato no busqué otro piso. Así que llevo desde octubre trabajando en Shanghai y viviendo en Suzhou. Me toca coger el tren todos los días dos veces, una de ida y una de vuelta.

Lo estoy llevando mejor de lo que pensaba. El viaje en sí no es tan pesado. "Solo" es una hora y media (en cada sentido), que si te pones a pensarlo es prácticamente lo mismo que tardan en llegar a la oficina mis compañeras chinas que viven en Pudong (barrio de Shanghai). Además, como ahora tengo Kindle puedo leer en el tren.

Qué bien viene el Kindle y qué poco ocupa en el bolso.

 Salgo de casa a las 8. C. me lleva en coche a la estación de tren, que está a unos 10 minutos. El tren sale a las 8:28 pero es mejor llegar un poco antes. Además, tengo una tarjeta especial en la que se recarga dinero y no es necesario comprar el billete con antelación, pero solo dejan entrar a unas cuantas personas con esta tarjeta así que mejor llegar temprano. (¿Recordáis esta entrada? Resulta que sí hay una manera con la que te evitas comprar los billetes, pero solo sirve para los trenes entre Shanghai y Nanjing. No sirve para Shanghai Hongqiao - Nanjing Nan, por ejemplo. Te sale por el mismo precio pero no tienes asiento, así que es un poco timo. Es útil para poder subir al tren cuando no quedan billetes).

En el andén.
  
En el tren me quedo de pie en el pasillo, o me siento si hay algún asiento libre. Últimamente no hay ninguno, grrrr. Me revisan el billete o la tarjeta cuatro veces: al entrar en la estación, al entrar al andén, dentro del tren, y al salir de la estación. Si alguien consigue colarse debe ser un auténtico profesional. El viaje dura unos 30 minutos.

El tren.

 Suelo quedarme en el primer o segundo vagón porque son los que quedan más cerca de la salida. Cuando el tren llega a Shanghai hay que salir a paso ligero y llegar de los primeros a la salida, para que no te pille el mogollón. A la salida también hay compuertas en las que tienes que introducir/enseñar tu billete.

Luego tengo aproximadamente media hora de metro en Shanghai. La línea 1 siempre va petada, pero sobre las 9:05 llega un tren vacío. ¡Bien! Las abuelas echan a correr para no quedarse sin asiento. Después me toca cambiar de línea en People's Square, que es la estación más grande y con más gente de todo Shanghai. Últimamente hay menos gente, ¿es que entran a trabajar más temprano o más tarde en noviembre? Me dan ganas de dar collejas a todos los que van viendo películas en el móvil mientras cambian de línea.

Ya no hay tanta gente como hace un mes.

 Desde la salida del metro solo tengo que cruzar la calle y ya llego al edificio de mi oficina. Ficho sobre las 9:30.

Por la tarde, el mismo camino pero a la inversa. Y cuando el tren llega a Suzhou, si está lloviendo, la azafata dice por megafonía: "El suelo está mojado, cuidado no se resbalen al salir". ¿Es que China es como Estados Unidos, y si alguien se resbala en el andén puede demandar a la compañía de ferrocarriles?

Y este es mi viaje diario. Hasta enero, cuando en teoría empezaré a trabajar desde casa.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Castillos en el aire

La semana pasada era la "Semana de la Cultura Catalana" en Shanghai y el sábado hicieron castells y conciertos en un centro comercial.

Justo ese día por la mañana estaba yo pensando, "Qué bien funcionan los trenes en China, nunca se retrasan". Gafe de mí, nuestro tren a Shanghai se quedó parado tres cuartos de hora en Kunshan. Al parecer, todos los trenes a Shanghai estaban paralizados porque había caído un rayo en algún sitio y el tren no tenía cobertura de la que usan ellos para comunicarse. Pero bueno, al final llegamos a Shanghai justo antes de que comenzaran los castells.

También había una barra donde servían cerveza, cava, vino y pan con tomate y butifarra. Pero el plato fuerte del día eran los castells, claro. Los baoanes (guardias de seguridad) del centro comercial estaban con la boca abierta, lástima que no tengo foto.




El concierto de después.

Con mi prima J., que vino con el grupo de castellers de Vilafranca.

lunes, 2 de noviembre de 2015

¿Cuánto cuesta casarse en China?

Spoiler alert: si eres hombre, un riñón y parte del otro.

Hace un par de semanas C. me contó la historia del cortejo de un compañero suyo de trabajo. Este chico, llamémosle Larry, es chino y debe tener unos 25 o 26 años. Estudió en Australia y volvió a China hace poco. Su familia no es especialmente rica.

Hará cosa de medio año, Larry empezó a salir con una chica. "¿Tenemos 25 años y llevamos saliendo 6 meses? Pues ya es hora de que nos casemos, ¿no?". Así son los chinos. (Los urbanitas, los del campo a los 25 ya tienen dos críos). Pero en China, la pareja no es la única que tiene que decidir sobre su matrimonio. ¡Los padres tienen mucho que decir! Muchas parejas han roto, y romperán, porque los padres no aprobaban la relación. Se dice que aquí un matrimonio no es la unión de dos personas, sino de dos familias.

Todos sabemos que en China hay muchos más hombres que mujeres (como 20 o 30 millones más, para ser exactos), gracias a la política del hijo único y a la preferencia por los hijos varones. Esto ha provocado que las chicas casaderas y sus familias pidan la luna y los anillos de Saturno a cambio de pasar por la vicaría y fabricar un heredero. Normalmente los requisitos son tener un piso y un coche en propiedad.

Pero vamos con la historia de la familia de la novia de Larry. Parece que se trata de una familia muy rica, con varios negocios y fábricas. Y la gente rica tiene aún más requisitos para casarse. Aunque naden en billetes, quieren más. Así que le mandaron a Larry una lista con lo que tenía que dar a la familia de la novia a cambio de casarse con ella. Nada de camellos y vacas, señores. Aquí estamos hablando de pasta.

Esta es la lista:

Y esta es la traducción, con equivalencias en euros. Hay algunas cosas que ni C. sabía lo que eran.

1. Un coche valorado en 900.000 RMB (128.500 euros). No está escrito, pero se supone que es un Mercedes.
2. Comida, tabaco, alcohol y una tarta grande para la ceremonia de petición de mano: de 10.000 a 30.000 RMB (1.430-4.285 euros).
3. Dos anillos de diamantes y un reloj de pulsera, precio total 150.000 RMB (21.400 euros).
4. Una pulsera de oro: 18.000 RMB (2.500 euros).
5. Un lingote de oro: 150.000 RMB (21.400 euros).
6. Este no sabemos lo que es. Creemos que es la dote que se le da a los padres de la novia: 188.000 RMB (26.800 euros).
7. Dinero para gastos del día a día (no sé de qué día a día exactamente, incluye la palabra pañales): 80.000 RMB (11.400 euros).
8. Dinero para comida. No está claro cuándo se consumiría esta comida: 100.000 RMB (14.300 euros).
9. Precio de poder empezar a llamar a tus suegros "papá" y "mamá": el novio le da a la familia de la novia 80.000 RMB (11.400 euros), la novia le da a la familia del novio 100.000 RMB (14.300 euros).
10. El banquete de la boda (los padres de la novia exigen 70 mesas, eso son 700 invitados): 500.000 RMB (71.400 euros).
11. Sobres rojos con dinero para dar a los niños durante la boda: 30.000 RMB (4.300 euros).
12. Pago a la gente que presentó a la pareja: 280 RMB por persona, 8 personas en total: 2.240 RMB (320 euros).

Total: casarse con esta chica le costaría a Larry más de dos millones de RMB (285.000 euros). Que es lo que cuesta un piso bastante bueno en Suzhou. Ah, en la lista no está incluido el piso que normalmente aporta el novio, supongo que porque la familia tiene ya pisos para dar y regalar.

La lista es una joyita, ¿verdad? Un lingote de oro, qué clase, qué elegancia. ¿Y pagar por llamar a tus suegros papá y mamá? Tendrían que pagarme ellos a mí... ¿Y 30.000 yuanes para los sobres rojos para los niños? Pero si con 10 o 20 yuanes cada uno van que chutan...

¿Sabéis lo que dijo el padre de Larry cuando su hijo le enseñó la lista? Aparte de montar el pollo al pensar la que le iba a caer (porque los padres siempre ponen dinero para que sus hijos se puedan casar, por ejemplo pagando parte del piso, a ver un pimpollo de 25 años de dónde va a sacar el dineral que cuesta una entrada), dijo: "Hijo, ¿y no puedes buscarte otra novia?". Una más barata, estaría pensando el buen hombre. Porque, seamos claros, entre esta lista e irse a un pueblo de Vietnam a comprar una esposa... no veo muchas diferencias, aparte del precio. ¿Y a las chicas les parece bien que las vendan así?

No os penséis que esta lista es muy común, esto son cosas de ricos que con todo tienen que hacer negocio, hasta con sus hijas. Y por supuesto tienen que mantener su "cara" (de ahí lo de tener 700 invitados y dar 30.000 RMB en hongbaos a los niños).  La gente normal "solo" pide lo que he dicho antes, casa y coche (que ya es bastante, considerando el precio de esas dos cosas y la edad de los contrayentes).

¿Qué pasará con Larry y su novia tuhao? De momento Larry está intentando regatear y ya ha conseguido una rebaja sustancial: el coche ha sido eliminado de la lista (porque la familia de la novia ya lo ha comprado) y ha conseguido un 50% de descuento en el resto de las cosas porque parece que la chica sí que quiere casarse con él. Si finalmente se casan y voy a la boda de los 700 invitados ya os contaré.